Domantas Sabonis no irá al All-Star pero…


Todavía no le apuntan los focos, pero ya emite su propia luz

Domantas Sabonis no irá al All-Star pero bien podría hacerlo. O bien, mínimo, podría generar una interesante mesa redonda donde discutirlo. Una de las mejores cosas que tiene este chico es que no vive de las rentas; de su enorme apellido. Cada pequeño paso que ha ido dando –primero en la NCAA, luego en la NBA–, ha sido por él. Por su talento y sudor.

Si Derrick Rose lo está siendo en el Oeste, él sería nuestro hombre en el Este. Al suplente de oro, me refiero. Al Sexto hombre en la rotación y primero del banquillo. Al temporadón brutal, espectacular e infravalorado –porque no se habla todo lo que debe ni escribe la mitad de lo que merece– que está haciendo el hijo de Arvydas y quien ya puede prescindir, más que nunca, de su árbol genealógico y familiar.

‘Víctima’ del juego de equipo

Arropando a noviembre, Mariano Galindo lo arrastró a la palestra para presentar, desde Nbamaniacs, nuestro voto y aval como digno candidato a Jugador Más Mejorado. Hoy, tras apreciar un stat de los de Justin Kutbato, de StatMuse, me pregunto cuán lejos está del All-Star.

Y dicho stat revela lo siguiente. El ala-pívot de los Indiana Pacers es el jugador de banquillo que más dobles-dobles acumula (16) antes del fin de semana de las estrellas desde David Lee (20), hace más de diez años (curso 2006/07).

Sus boxscore, a fecha de hoy, es de 14,9 puntos, 9,6 rebotes (2,6 ofensivos) y 2,8 asistencias en (¡atención!) 24,9 minutos de media. Es decir, su progresión, de llevarla a los 36 minutos (no es algo exacto, sólo orientativo) sería de 21,5/14/4. Números, estos sí, de auténtico e indiscutible All-Star.

Pero por ahora (en una alternancia tan letal que no deja de recordarme a la del Gato y el Pipa en el Madrid de José Mourinho) Myles Turner, que ha cerrado diciembre y arrancado enero como un auténtico vendaval, aguanta el tipo desde la titularidad.

El ‘funciona, no lo toques’ dicta y manda en Indiana (terceros de conferencia), por lo que las cosas se mantendrán tal y como están. Un sistema dominado por el colectivo que, a excepción del necesario líder, Víctor Oladipo, aleja a casi cualquier otro, reducido a actor de reparto, de conversaciones de All-Star.

Y así, con un Domantas que no baja de los diez puntos en un partido desde el cuatro de diciembre (13 encuentros seguidos en dobles dígitos, nada menos) veremos a otros tantos recibiendo brindis y ovaciones por su selección para el frontcourt del Este.

Desde aquí, oficiosamente y a contramarea, alzo la copa. I sveikatą, Sabonis!

(Fotografía de portada de Brian Munoz/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.