Magic Johnson hace de menos a Russell: “Necesitaba un líder”

La salida de D’Angelo Russell de los ha sido recibida con reacciones encontradas entre aficionados y analistas. Hay quienes piensan que la decisión de deshacerse del base para así también poder acabar con el contrato de Timofey Mozgov es un acierto y un buen primer paso para el futuro, pero también los hay quienes están convencidos de que perder a un número 2 del Draft después de solo dos temporadas puede ser un error de bulto.

El pasado martes los Lakers enviaron a Russell y Mozgov a Brooklyn a cambio de Brook Lopez, con contrato por un año, y una primera ronda del Draft. Básicamente la salida de Russell era el precio a pagar por el tremendo error que supuso firmar un contrato de 64 millones de dólares a Mozgov.

Sin embargo en la directiva de los Lakers lo tienen claro. Si ya el jueves Rob Pelinka, general manager, explicó que el movimiento les permitiría “traer dos estrellas en 2018”, el viernes durante la presentación de como nuevo jugador de los californianos defendió con vehemencia el traspaso realizado esta semana a la vez que ensalzaba las posibilidades de Ball, a quien pidió que le dejase “algún récord” de los que mantiene de su época como santo y seña de los Lakers del showtime.

Y por supuesto, Magic expuso su opinión de por qué se había abierto la puerta de salida a Russell sin muchos miramientos. Ahora que Ball llega, cree que el puesto de base está más que cubierto de cara al futuro y el que fuese número 2 del Draft en 2015 es totalmente prescindible.

“D’Angelo es un jugador excelente. Tiene el talento para ser un All-Star. Queremos agradecerle lo que hizo por nosotros”, comentó Magic durante la presentación de Ball. “Pero lo que yo necesitaba era un líder. Necesitaba a alguien que pueda hacer mejores a sus compañeros y también alguien que los jugadores quieran jugar con él”.

Magic no se cortó a la hora de defender su parecer aunque para ello tuviese que minusvalorar las capacidades de Russell como director de juego de una franquicia NBA.

Dos años de montaña rusa

Russell aterrizó en los Lakers con grandes expectativas y como el mejor base del Draft, siendo elegido por detrás de Karl-Anthony Towns y por delante de Jahlil Okafor y Kristaps Porzingis. Pero su primer año resultó complicado como él mismo reconoció y suele ser para cualquier novato, y su choque con Byron Scott desde los primeros partidos de su carrera le apartó de la titularidad durante meses pese a que los Lakers ya estaban en plena fase de reconstrucción y desarrollo de jóvenes.

El incidente con tampoco ayudó en su formación como jugador ni en el interés que tienen muchos jugadores en ser sus compañeros, pero eso no impidió que Russell mostrase fogonazos de su capacidad y de lo que podría ser en el futuro. Pero es precisamente ese futuro del que se desconfiaba en los despachos de El Segundo y de si Russell estaba realmente comprometido con la idea de convertirse en uno de los mejores jugadores de la competición, algo que se ha puesto en duda desde algunos círculos no oficiales.

En su segunda campaña en la NBA Russell promedió 15,6 puntos, 4,8 asistencias y 3,5 rebotes en 28,7 minutos de juego, aunque el dato que más ha circulado de él en las últimas semanas y especialmente en los últimos días es una curiosa estadística avanzada. Los únicos jugadores que en sus dos primeras temporadas consiguieron el mismo o mejor promedio de puntos, asistencias, rebotes y porcentaje de triples que Russell por cada 36 minutos son Stephen Curry, Larry Bird, Chris Paul y James Harden.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Magic sobre Lonzo Ball: “Veo en él a mí o a Jason Kidd”

La llamada de Green a Jordan Bell en la noche del Draft

Siguiente