Nick Young vuelve a los ruedos: jugará en los Nuggets

No es muy habitual que un jugador de todavía 32 años, buen físico, buena muñeca y que venga de promediar cerca de 20 minutos en el vigente campeón de la NBA… se tire cinco meses sin equipo. Pero éste era exactamente el caso de .

A Swaggy P le abordó un arranque acelerado de madurez en su último curso en los Lakers, cuando se percató de que su holganza defensiva y su ofensiva Juan Palomo, podía pasarle factura hasta el punto de perder su puesto en la rotación. Se puso las pilas y empezó a jugar y a sudar como nunca. Un gran año individual en Los Angeles que viose premiado con el mayor regalo colectivo posible. Formar parte de la Tune Squad del mundo real; fichar por los Golden State Warriors.

80 partidos de temporada regular, 8 titularidades, 7,3 puntos de media y porcentajes desde el triple superiores al 37%. Nada de esto (quizás había quedado reducido a un rol de shooter demasiado unidimensional) fue suficiente. Las ofertas no llegaron y Young saludó a octubre sin equipo.

Excepción para tiempos de necesidad

Hoy, los Denver han anunciado su contratación. Lo hacen empleando la poco conocida hardship exception, una herramienta que permite aflojarse el nudo de la corbata a aquellos equipos que han sido castigados duramente por el infortunio en un corto espacio de tiempo.

Esta fórmula exige que, al menos, cuatro jugadores no hayan estado disponibles (ya sea por lesión o enfermedad) durante –mínimo– tres partidos consecutivos, y esta situación aún vaya a perdurar.  

Los Pelicans en 2015 o los Celtics en 2016, ya tuvieron que recurrir a ella cuando su rotación se acortó peligrosamente de manera temporal. Con ella, la NBA habilita al equipo en cuestión a sumar una decimoctava ficha (a las 15 habituales más los dos contratos duales) a su plantilla, con el fin de suavizar la plaga de ausencias.

Hasta cuatro titulares potenciales

En el caso de la franquicia de Colorado, su enfermería congrega no solo lesionados, sino varios de ellos piezas de primerísima categoría: Isaiah Thomas, Will Barton, Gary Harris, Paul Millsap, Michael Porter Jr. y Jarred Vanderbilt. Casi nada.

Así pues el siempre disfrutón y único Nick Young, con cinco franquicias (Wizards, Clippers, Lakers, 76ers y Warriors) y 716 encuentros NBA a sus espaldas, volverá a la acción en uno de los conjuntos más en forma de toda la Conferencia Oeste.  

(Fotografía de Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

¿Qué tal le va a Kostas Antetokounmpo?: inédito en la NBA y buen rodaje en la G League

“No menos de ocho equipos” detrás de Trevor Ariza

Siguiente