Problemas de salud fuerzan a Tyronn Lue a dar un paso atrás

Las tres ausencias que ha tenido a lo largo de la temporada no son casuales ni independientes. El técnico de los está sufriendo episodios en los que su salud flaquea, y entiende que ha llegado el momento de priorizarlos y dar un pequeño paso atrás hasta que estén resueltos.

En un comunicado del propio coach que ha emitido la franquicia, Lue, aquejado de “dolores en el pecho y otros síntomas preocupantes”, explica las razones de su decisión.

“Aunque he tratado de superarlo, lo último que quiero es que afecte al equipo”, explica en el difundido. “He tenido dolores en el pecho y otros síntomas preocupantes, agravados por una pérdida de sueño, durante todo el año. Voy a dedicar este tiempo para centrarme en una rutina y medicación prescritas, que hasta ahora me ha sido difícil de comenzar por estar en medio de la temporada. Estoy muy agradecido a Dan Gilbert, Koby Altman, nuestro cuerpo médico y a toda la organización por su gran apoyo”.

Fuentes de ESPN, han podido conocer que efectivamente los problemas de sueño de Lue son reales. En el viaje de vuelta del equipo de su última gira, éste no logró dormirse hasta pasadas las 09:30 de la mañana.

Apoyo total

Altman, general manager del conjunto de Ohio, no ha tardado en responder a este agradecimiento. “Sabemos lo difícil de las circunstancias en las que se encuentra el entrenador Lue, y le apoyamos totalmente en que se centre en recuperarse de sus problemas de salud”.

“Creo que es probable que se haya exigido demasiado”, ha sido la primera reacción de ante la noticia e informa USA Today. “Debemos apreciar todo lo que ha estado haciendo durante toda la temporada, pero obviamente la salud es lo más importante de todo en la vida, así que no me sorprende en absoluto [que haya decidido dar este paso atrás]”.

Lue ya no estuvo presente en la segunda mitad del partido del pasado sábado ante los Chicago Bulls, siendo la segunda vez este curso que se veía forzado a abandonar un choque en el transcurso del mismo. , entrenador asistente, se hará cargo de la pizarra del equipo hasta que su head coach regrese.

Rectos y sin turbulencias

Así pues, y hasta nuevo aviso, Lue abandona la disciplina de un equipo que ya avanza con el piloto automático hacia la postemporada (40-29).

Con el liderato del Este imposible, a doce partidos (en poder de los Raptors), pero con un vasto colchón de diez encuentros sobre el noveno clasificado, los Pistons, la misión de Drew será mantener al equipo lo más estable posible y tratar de preparar una plantilla con acusados altibajos para el que sigue siendo su único reto de la temporada: los playoffs, y el campeonato.