Jamal Crawford ve con buenos ojos la opción Celtics

en la guinda que todos quieren pero que solo uno podrá incorporar a su pastel. El veterano escolta –son 38 años–, lleva todo el verano escuchando el interés de diversos equipos que lo anhelan en sus plantillas, pero estamos a 17 de septiembre, el periodo de training camp se acerca, y Crawford sigue sin elegir destino.

Eso podría cambiar pronto. Si en agosto se daba casi por hecho que acabaría en Philadelphia 76ers, y hace unos días se apuntaba a las opciones de Los Angeles Lakers y Golden State Warriors, ahora los rumores colocan a Boston como la franquicia que está en cabeza para hacerse con tal preciada pieza.

Según informa Jared Weiss de The Athletic, existe un interés mutuo entre los verdes y Crawford, algo que se ve alimentado por el hecho de que el shooting guard desee pelear por un anillo. En cualquier caso no se espera una firma inminente, ya que Boston aún no ha hecho una oferta. Crawford por su parte se estaría preparando personalmente para llegar a la nueva temporada en plena forma.

Reacción inmediata

Lo cierto es que tras un verano tranquilo más allá de la renovación de Marcus Smart, no se esperaba que Boston realizase ningún movimiento. Esa perspectiva ha cambiado después de que Jabari Bird fuese arrestado por violencia doméstica. A la espera de ver cómo se resuelve el caso, los de Massachusetts se habrían movido rápidamente para tener un reemplazo de garantías en caso de ser suspendido. Y cuando decimos garantías hablamos de un jugador que lleva 16 temporadas promediando al menos 10 puntos por partido…