La frustración de Bojan Bogdanovic


Ninguna otra franquicia de la NBA sonríe tanto como la de Salt Lake City. Los Jazz están resistiendo la presión ejercida por los Phoenix Suns, presentan el mejor récord de toda la NBA y la reciente incorporación de Dwyane Wade a la cúpula propietaria vaticina brotes verdes de distinta índole.

No obstante, en toda organización se cuecen habas y una temporada tan singular como la actual a causa del COVID-19 maximiza y encrudece los obstáculos que se presentan en el camino. Y entre toda esta oleada de optimismo y victorias hay un jugador que no está pasando por su mejor momento: Bojan Bogdanovic.

El internacional croata ha perdido gran parte de la chispa anotadora que exhibió el pasado curso. No se trata solo de una mala racha pues el propio jugador reconoció recientemente estar pasando por uno de los peores momentos de su carrera.

Quizá más que cualquier otro jugador que ocupa su misma posición, Bogdanovic ha presenciado como su rol y su importancia han variado notablemente en el transcurso de un año. En su primera campaña en Utah, el alero ejerció como segunda espada e incluso como gran referente en aquellos encuentros en los que Donovan Mitchell salía a la cancha con la pólvora mojada. Sus 20,2 puntos y un 41,4% de acierto en triples así lo atestiguaban. Y no solo del lanzamiento exterior bebía su juego, pues se erigió como otra opción más en el uno contra uno y como una garantía en el poste bajo en situaciones de missmatch.

Un año en el que Bogdanovic emergió como uno de los anotadores más dinámicos de la competición, ratificando así el contrato firmado por cuatro años y 73 millones de dólares. Sin embargo, esta naturalidad para taladrar el aro rival ha dado paso a la frustración y la intermitencia.

El origen de toda esta situación se remonta al mes de mayo de 2020, hace casi un año. Bogdanovic llevaba cinco meses jugando con molestias y la suspensión por el COVID-19 empujó al jugador a pasar por el quirófano. Una decisión que lo apartaría de la burbuja de Orlando tras confirmarse la reanudación de la temporada. Cuando regresó, muchas cosas eran distintas, no solo su muñeca.

Es preciso recordar que las molestias se mantuvieron durante las primeras semanas de competición para remitir posteriormente. Una buena racha entre finales de enero y principios de febrero anunciaba el regreso del mejor Bogdanovic. Sin embargo, se trató de un pequeño oasis en el desierto de su temporada.

El alero volvió a caer en un traspié anotador que minaría su producción y, en consecuencia, la confianza en su propio lanzamiento. De hecho, sus 7,3 intentos de tres puntos del principio de curso han caído hasta los 5,5 que registra desde el parón por el All-Star Game. Y si su acierto había sido superior al 40% en las últimas dos campañas, desde el parón de las estrellas este ha caído hasta un preocupante 33,9%.

Por el camino, otros jugadores aumentaban sus prestaciones por la inercia positiva del equipo y como método para cubrir el mal momento de su compañero. Porque sobre eso se sustenta el éxito de los Jazz: el buen rendimiento como grupo.

El mismo Mike Conley que había protagonizado su propio annus horribilis tomaba ahora las riendas del equipo y se establecía como segundo anotador. A su vez, Jordan Clarkson se convirtió en un microondas desde la segunda unidad y se postuló como gran favorito al Sexto Hombre del Año. Por su parte, Joe Ingles afinó la puntería para establecerse como uno de los mejores tiradores de la temporada mientras Donovan Mitchell aumentaba todavía más sus prestaciones y su tasa de uso. Incluso otrora secundarios como Georges Niang han podido mantener una mayor regularidad.

Lejos de inspirar al jugador, el buen desempeño de sus compañeros pareció destacar todavía más su propia situación: malas decisiones de tiro, pérdidas evitables, inseguridad en sus movimientos o quejas arbitrales se sucedían una tras otra. Incluso errores impropios en él en tiros liberados o bandejas bajo canasta.

La reacción de sus compañeros y cuerpo técnico ha sido la misma: apoyo absoluto y confianza en él para que recupere su confianza e insista en su lanzamiento. Una frustración compartida por toda la plantilla.

“La parte más frustrante es ver que no está lanzando tanto como antes”, afirmó Joe Ingles según recoge The Athletic. “Es una gran parte de lo que hacemos. A veces tenemos que resolver diferentes cosas a través de momentos difíciles. Pero queremos que sea agresivo en ambos lados de la cancha. Queremos que tire si está abierto. Queremos que corra la pista y termine en el aro. Así que me aseguraré de que siga lanzando.”

Por ello, los Jazz están insistiendo en buscar oportunidades de tiro para él dentro del flujo natural de su ofensiva. Una situación que querrán explotar ahora que Donovan Mitchell está fuera de juego por un esguince de tobillo. La intención de plantilla y cuerpo técnico es que Bogdanovic recupere ese instinto ofensivo que le invitaba a tirar primero y pensar después, apartando así cualquier tipo de duda.

“Quiero que sea agresivo en su tiro”, compartió el técnico Quin Snyder. “Sabemos que es capaz de hacer jugadores y diversas lecturas. Queremos que vaya a la línea de tiros libres, que se meta en el carril y realice tiros.”

Si la petición del head coach se cumple, los Jazz se volverán aún más peligrosos coincidiendo con el momento crucial de la temporada: los playoffs. Las eliminatorias por el título en la Conferencia Oeste supondrán un camino muy traicionero incluso en primera ronda, donde pueden esperar equipos peligrosos como Dallas Mavericks, Portland Trail Blazers o Golden State Warriors. Y un jugador como Bogdanovic es capaz de rebasar la barrera que separa la eliminación de una nueva ronda por el título.

“Todavía estamos luchando por la primera posición de la Conferencia Oeste”, avisó Bogdanovic. “Sabemos que todavía estamos lejos de los playoffs. Y sabemos que estamos luchando por algo. Tenemos que mantener la concentración y mantenernos lo más saludables posible. Yo solo tengo que estar listo para hacer esos grandes tiros que se me presenten. Tengo que preparar mi juego para los grandes momentos.”

(Fotografía de portada de Lauren Bacho/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.