Los Wolves tienen un problema: el último cuarto

Han progresado. El año pasado su pesadilla era el tercer cuarto. Ahora, esta temporada, esta no les asalta hasta las caladas que apuran el pitillo. 12 minutos más de concentración y el casillero de victorias no tendrá tiempo ni de coger aire.



Porque sí, con los cambios veraniegos los Minnesota se han convertido ya en un equipo temible capaz de hacer morder el polvo a cualquiera. Son cuartos en el Oeste, el Salvajísimo Oeste, con un balance de 11-7. Un balance que podría ser sustancialmente mejor si la pájara, la desconcentración, la inexperiencia —como conjunto— o un cóctel de estas tres cosas que da lugar a un equipo de lo más timorato a la hora de cerrar los partidos, lograse ser solventada.

Los T-Wolves vencieron el pasado miércoles a los Orlando sólo porque no hubo un quinto cuarto de propina. Después de trabajar magníficamente durante tres cuartos una renta que les puso 26 puntos arriba, apenas necesitaron una docena de minutos para casi dilapidarla. Si en el tercer cuarto fueron capaz de endosarle 41 puntos a su rival, en el último se quedaron en 18. Perspectiva contraria: si en el tercer cuarto tan solo habían permitido 18 puntos en su aro, en la recta final recibieron 38. Victoria por +6, y gracias.

Su talón de Aquiles

Esto no es un hecho aislado. Los últimos cuartos de los de son un todo incluido.

Frank Vogel lo sabía. Por eso, a pesar de ir perdiendo de 26, mantuvo en pista a su quinteto inicial. “Que aguantara a sus cinco titulares era algo de lo que preocuparse. Y por el modo en el que estaban lanzando de tres, supe que la ventaja no estaba a salvo”. Y así fue.

Meter de vuelta a sus propios titulares no sirvió de nada. Faltando 9:29 minutos devolvió la batuta a Jimmy Butler, Jeff Teague y Taj Gibson. Poco después les acompañarían Towns y Wiggins. Todo fue en vano. Sus defensas ya hacían aguas.

Tres días antes, un déjà vu. Derrota en la Motown frente a los Pistons por 100-97. El partido estuvo igualado durante los tres primeros cuartos. ¿Qué sucedió en el último? Parcial de 29-17 para los de Van Gundy.

Al día siguiente, lunes, los Wolves encaraban un back-to-back ante los Charlotte .

La excusa del cansancio, más o menos esgrimible, no altera el desenlace. 36 minutos de poder a poder que se inclinaban claramente de un lado en el sprint final. ¿Adivináis cuál? Un arreón de los chicos de Steve Clifford generaba un parcial de 34-22, dando un triunfo tan claro como engañoso al equipo del Este. En ese cuarto definitivo los Wolves realizaron un carro de lanzamiento de 4-23.

El problema converge por ambos lados. Llegada la hora de resolver, los Wolves yerran tanto ofensiva como defensivamente. En Orlando, por ejemplo, la respuesta a la pizarra contraria llegaba siempre a deshora; eso permitió a los Magic cerrar el cuarto decisivo con un 60 por ciento de efectividad.

Conscientes en el vestuario

“Lo que me preocupa es nuestra defensa —decía coach Thibs al término y recogía Star Tribune—. Si queremos llegar a alguna parte, tenemos que corregir eso”.

“Simplemente no defendemos a nadie. No lo hemos hecho en toda la temporada”, aseveraba un Butler mucho más directo y crítico.

Gibson, por su parte, achaca el problema a un exceso de confianza. “Tenemos que jugar como si fuésemos 20 abajo en lugar de 20 arriba. Cuanto intentas conservar una ventaja, esto tiende a ocurrir. Sin embargo, cuando juegas como si no tuvieras nada que perder, juegas con mayor intensidad”.

A la hora de rematar, los Wolves se bloquean. Los tiros libres adicionales desaparecen, la circulación de balón se ralentiza y el pick&roll suena a obra de ingeniería futurista.

Impacto global

Para tener una visión holísitica y definitiva, nada tan esclarecedor como una tabla comparativa, consigo mismos y con el resto de la Liga. Los Wolves ya conocen y asumen su problema. Dos de los pasos más imprescindibles para poder atajarlo.

——Offensive ratingDefensive ratingNet rating
Todo el partido107,2 (6º mejor de la NBA)106,9 (23º)-0,3 (17º)

Tres primeros cuartos

109,8 (4º)104,8 (15º)-5.0 (5º)

Último cuarto

98,3 (27º)113,6 (27º)15,4 (30º)

*Off.rating = puntos anotados por un equipo por cada 100 posesiones.
*Def.rating = puntos recibidos por un equipo por cada 100 posesiones.
*Net rating = diferencial de puntos recibidos/anotados por cada 100 posesiones.