Milwaukee Bucks: la fuerza que viene

Son uno de los equipos más excitantes que existen en la NBA actualmente. Poca duda hay, además, de que estamos ante uno de los equipos con más futuro de la competición de aquí a unos años. Pasamos por la máquina de radiografías a los Bucks y lo que deberán representar durante las próximas temporadas.

. El nombre que viene a la cabeza casi como un automatismo cuando se menciona a Milwaukee Bucks, a estos de hoy en día. Es el director de la orquesta, el hombre al mando de las operaciones. Los lectores de nbamaniacs ya saben que ha sido una temporada de cine para el griego, la de la confirmación como estrella emergente: top-1 del equipo en las cinco categorías estadísticas principales, top-20 de la liga en estos mismos apartados. Pero hay vida más allá, debe haberla.

Efectivamente él es el alma, la cornamenta del ciervo. A una temprana edad, ya despuntando desde el momento en que se atrevió a apostar por su futuro en un momento en el que no tenía experiencia alguna, Giannis se erigió en el jugador-franquicia de esta ídem del estado de Winconsin.

Con la excepción en forma de montaña rusa de corto alcance que supusieron Andrew Bogut y Brandon Jennings, hasta The Greek Freak no había un tipo con esta absorción de impacto y calidad en los Bucks desde . En la comparación de ambos se juntan la cal y la arena, que nunca se sabe cuál es la buena y cuál es la mala: una bestia física y un fino estilista. Y el joven europeo está cogiendo la senda (sólo la senda por el momento) de Kareem Abdul-Jabbar en eso de batir récords, nada menos.

Pero hay que ver más lejos del líder, un conjunto que empieza a dar pavor a los rivales si las piezas comienzan a encajar.

Datos de contexto

Además de lo ya contado sobre la gran estrella, hay otros atisbos contradictorios en los que Jason Kidd, que como entrenador joven está sabiendo llevar por una senda de progreso a una plantilla joven, deberá pensar.

En el completo de la temporada regular han destacado en el porcentaje de tiros de campo, el cuarto mejor de todos (47,4%). Esto se entiende por este fuera-dentro que tan bien le ha funcionado a la pareja que forman Antetokounmpo y Parker, acabando muchas penetraciones ya directamente en el aro. Esa tendencia cambió con la lesión de Parker y la recuperación de Middleton, lo que ha supuesto que donde hayan destacado en la postemporada como líderes en el tiro de tres puntos (41,5%).

Durante este año han estado muy serios en defensa por dentro del arco, con buenos repuntes en robos y tapones para forzar el 4º peor ataque rival en tiros de dos puntos y el 5º peor ratio rival de pérdidas de balón. Hasta ahí está bien, pero aún sorprende más por la singularidad del equipo que fueran el 5º mejor conjunto en asistencias cuando tampoco mueven tanto el balón como otros. Sobre ello pueden empezar a construir, y de hecho lo están haciendo, desde ya. A mejorar queda, ya desde fuera del 28×15, que sólo haya tres equipos que lleven menos espectadores a su pabellón local.

Jabari, la incógnita

A la hora de programar cualquier tipo de cambio habrá que dejar la X en la operación. Jabari Parker supone esa incógnita. No ya sólo por cuándo volverá sino por cómo. Tras lo mostrado por él esta temporada, la que estaba siendo la de la verdadera progresión hasta una nueva rotura, hay que contarle. La pena es que la reincidencia no le convierta en un Greg Oden u otro caso parecido.

Hasta su vuelta se apacigua un poco el problema de sobrecargo que tienen en la posición de pívot. Y eso que recularon con Miles Plumlee y se deshicieron de Roy Hibbert, ya que en un momento de la temporada tuvieron hasta cinco en la posición de center. Henson está, Monroe hace muy buenos números saliendo del banquillo y a Maker –de quien ya hablamos– le han movido a ‘5’ tras un buen final de temporada jugando ahí. Como ala-pívot también tienen a Teletovic con pocos minutos, por lo que parece que deberán buscar salida a Hawes o aprovechar su tiro exterior para desplazar a algún otro jugador de su posición de partida.

El verano más importante

Acaban la temporada 2016/17 habiendo llegado a playoffs con aparente facilidad pese al inicio y con una postemporada engañosa en la que se creyeron más fuertes que un equipo específicamente diseñado para atacar la presa más grande este mismo año, Toronto Raptors. Han pecado de ingenuos, pero en esta ocasión podían hacerlo.

Para la gente de Milwaukee llega el paso que más miedo da siempre, el de la confirmación. Ya han llegado hasta este punto de no retorno, a todo el mundo le ha quedado claro que son el equipo joven que más alto está llegando y se empieza a entrever un futuro glorioso si las decisiones son las correctas. Ahora falta materializarlo.

Los contratos comprometidos para la próxima temporada, la 2017/18, son doce, que ya suponen una base sólida con la que ponerse manos a la obra.

A los nombres ya mencionados se suman Matthew Dellavedova (que, ya sea con continuación o con tiro propio, se mueve como pez en el agua con los bloqueos) y Malcolm Brogdon (ardiente en defensa y un puñal en las penetraciones de ataque, un descubrimiento). Con ellos, acoplando minutos a la perfección, las posiciones de dirección están cubiertas. Resta saber si les acompañará como tercero en discordia un veteranazo de la confianza de Kidd como venían siendo Novak y Terry, que aportan a nivel numérico pero sobre todo de aprendizaje. En un equipo tan joven conviene tener a alguno más talludito al que chuparle la sapiencia.

Caso aparte merece Michael Beasley. El nº2 del Draft 2008 ha estado casi una década dando tumbos tratando de despegarse de su fama. Acaba contrato tras la campaña en la que logró reencontrarse a sí mismo, sabiendo complementar desde la banqueta a Antetokounmpo y Parker aunque los tres tengan perfiles muy parecidos.

En el debe queda el tiro exterior, empezando por la mejora del 27,2% en triples del propio Giannis Antetokounmpo. Para eso podrían seguir contando con Tony Snell, que en principio llegó para suplir la baja de Khris Middleton pero ha demostrado que puede jugar junto a él en las suspensiones que se alejan de la pintura, porque termina contrato. O él u otro de sus características sería otra baza más para seguir soñando.

John Hammond, es tu turno.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Diaw: “No creo que vuelvan a decir que este equipo es joven”

A Draymond Green no le gusta nada que le comparen con Barkley

Siguiente