Previa NBA Utah Jazz 2019-20


Previa NBA Utah Jazz 2019-20. Datos, resultados de la temporada anterior, un vistazo a su plantilla y a sus futuros agentes libres, los objetivos del curso, el jugador a seguir y un pronóstico sobre la franquicia.

Utah Jazz

Balance 2018-19: 50-32 (5º Oeste; clasificados para playoffs).

Entrenador:  Quin Snyder (6ª temporada en el equipo).

Agentes libres más importantes en 2020: Donovan Mitchell (opción de equipo), Emmanuel Mudiay, Tony Bradley, Royce O’Neale (restringido).

La plantilla

Altas: Mike Conley, Bojan Bogdanovic, Jeff Green, Emmanuel Mudiay, Ed Davis, Nigel Williams-Goss, Stanton Kidd, Miye Oni (draft), Justin Wright-Foreman (draft/two-way), Jarrell Brantley (draft/two-way), Juwan Morgan (Ex-10), Trevon Bluiett (Ex-10).

Bajas: Ricky Rubio, Derrick Favors, Jae Crowder, Grayson Allen, Raul Neto, Kyle Korver, Thabo Sefolosha, Epke Udoh.

Siguen: Donovan Mitchell, Rudy Gobert, Joe Ingles, Dante Exum, Royce O’Neale, Tony Bradley, Georges Niang.

Así encaran la temporada

Cuando hace dos temporadas, y tras la tremenda hazaña de eliminar en primera ronda a los Thunder de Russ, George y Carmelo, cayeron en semifinales de conferencia ante Houston Rockets, quedó una especie de sinsabor en Salt Lake City. Jugaron la serie sin bases: ni Ricky Rubio ni Dante Exum, fuera ambos por lesión.

Los Jazz venían de una remontada en regular season post All-Star sin precedentes, con Gobert y Mitchell controlando el timón y llevando a los suyos a todo trapo hacia los playoffs. Ante OKC, el papel del español, tras su mejor campaña individual, fue sensacional… y roto el triunvirato, quedó la sensación de que se podía haber hecho algo más.

Por eso, cuando el infortunio volvió a depararles un nuevo cruce frente a Harden y cía (esta vez en primera ronda) y fueron apeados de manera contundente (4-1) a pesar de contar, ahora sí, con todo el núcleo sano, el amargor vino acompañado de cierta sensación de resignación y despertar de realidad. La plantilla, todo apuntaba, estaba tocando su particular techo con la coronilla.

Apenas un par de semanas después de esto, ya en offseason, se producía el primer gran movimiento; no en el vestuario, sino en los despachos. Dennis Lindsey era ascendido a vicepresidente de operaciones de la franquicia, y Justin Zanik pasaba a ocupar el cargo vacante de general manager.

“Siendo uno de los ejecutivos jóvenes más brillantes de la liga, Justin [como nuevo GM] podrá tener un mayor impacto en nuestra organización”. El enroque no se hizo esperar.

Zenik tomó el rumor y lo convirtió en portada. Los Jazz se llevaban a Conley, ansioso por salir de Memphis, y absorbían su considerable contrato. Fruto de este acuerdo, en Utah hacían dos grandes renuncias; una explícita y otra implícita.

La explícita era la de Jae Crowder, que se veía envuelto en el traspaso. Creo que hasta que no llevemos un par de meses de baloncesto en vivo, no seremos conscientes de lo seria que ha sido su pérdida y de lo clave que era, en ambos lados del parquet y dentro del esquema de Snynder, este jugador.

La implícita consistía en la no-renovación de Ricky Rubio, abandonado a su suerte, que le ha conducido a Arizona. Su segundo año en Utah, a pesar de sólido, no terminó de convencer, y la oportunidad de hacerse con un base-top de perfil, además, two-way (creador, anotador y sublime defensor), fue demasiado tentadora.

Pero si lo de Crowder fue un duro golpe en lo estratégico, la salida de Derrick Favors ha sido toda una estocada en lo emocional. Tras nueve campañas en la franquicia —y sin duda uno de los favoritos de la afición—, su traspaso era algo casi obligado tras las dos acciones maestras que acababa de firmar Zenik, apenas unos minutos antes, en aquella noche de auténtica locura en la NBA.

En Utah podían olvidarse, casi de un plumazo, de las lagunas ofensivas sin temor a perder su fama de equipo temible atrás. Acuerdo de 4 años con Bogan Bogdanovic (uno de los mejores tiradores de la liga), y mid-level exception para Ed Davis. Quin Snyder lo tenía súbitamente todo –con el puesto de ‘4’ reconfigurado– para apostar por un esquema u otro en la rotación.

La guinda a un verano escandaloso en las oficinas llegaba en forma de sendos contratos por el mínimo. Jeff Green y Emmanuel Mudiay. Plantilla cerrada y con lacito.

Los elegidos del draft, visto lo visto, se antojan por ahora irrelevantes; con uno de los banquillos más profundos y compensados de la NBA, lo mejor será que vayan soltándose en la G League, pues los pocos minutos que sobren volverán a correr a cargo de Tony Bradley y Georges Niang –ambos con la esperanza de arañar algo más que los minutos de la basura y back-to-backs–.

Mudiay, quinto año como profesional y tercera franquicia en su currículo, era un fichaje necesario debido a la fragilidad física aparejada siempre a Dante Exum, un jugador que si cada día tiene más difícil romper como aquel tremendo prospect top-5 del draft, si encadena una temporada sana –y salvo para el forero Ki$h–puede ser de gran ayuda merced a su, siempre, buena defensa individual y el cambio de asignación, y su agresiva verticalidad en ataque.

Con la también esperada evolución de Royce O’Neale y el sosiego que da tener en tu quinteto al vigente (por partida doble) Jugador Defensivo del Año, Rudy Gobert, los Jazz asoman como un temible monstruo en ambos lados de cancha. Las grietas son casi indetectables.

Luke Walton, nuevo entrenador de los Kings, daba en el clavo en unas declaraciones de este lunes: “El camino a los playoffs… es la defensa”. Algo que Quin Snyder sabe y comparte. Continuará siendo la seña de identidad del equipo, sin duda, pero además ahora tiene lo necesario para ofrecer ese extra que les ha faltado en los últimos tiempos. Conley y Bogdanovic. Calidad. Anotación. Oxígeno. Clutch. Talento diferencial.

El jugador a seguir

Mike Conley (a pesar de su 32º inminente cumpleaños) viene de cerrar uno de sus mejores años en el plano individual: 21,1 puntos y 6,4 asistencias con un eFG% superior al 50% en 33,5 minutos. Esto son noticias sensacionales para Donovan Mitchell.

El escolta ha sido la punta de lanza del Team USA, y de los pocos que ha vuelto a casa con el mentón alto. Mitchell ni rehuye responsabilidades ni se esconde. Todo lo contrario. Desde que llegó a la liga (sólo hace dos años… parece increíble), pide el balón en los momentos calientes como si de un veterano se tratase. Muchos clamaron por su debut en el pasado All-Star junto a Ben Simmons, pero finalmente el honor solo fue para el de los 76ers.

En la campaña que viene, acompañado ahora con dos nuevos jugadores capaces de ser una amenaza constante desde el aclarado, tiro tras bote y catch&shot, a Mitchell se le abre un universo de posibilidades. La correa más suelta que nunca.

En el debe y como próximo paso en el camino al (pausado y no necesariamente cercano) jugador categoría MVP, este año debería centrarse en mejorar su selección de tiro y, fruto de ello, subir un peldaño más en la efectividad de sus porcentajes. Porque por lo demás, hambre, ganas, audacia, valentía… de eso Spida carga con el full pack.

Previa NBA Utah Jazz, el pronóstico

Elio Martínez, director de nbamaniacs, dará un pronóstico personal y subjetivo sobre lo que cree que hará cada franquicia durante la temporada 2019-20.

Profundidad enorme la de Utah Jazz, tanta como para meter a este equipo en lo que considero el top-7 de la NBA, los auténticos candidatos al anillo en 2020. Su plantilla permite afirmar que estamos ante uno de los equipos más punteros del Oeste y que probablemente se lleve la División Noroeste por delante de Portland y Denver. Alcanzar la ventaja de campo en primera ronda debería ser un objetivo exigible a un bloque que parece perfecto para competir en temporada regular, pero será imprescindible que la salud reine en Salt Lake City y que sus jugadores más importantes no se pierdan muchos partidos. ¿Terceros del Oeste? Sí, por qué no.

Anterior equipo analizado: Minnesota Timberwolves. Próximo equipo: Denver Nuggets.

(Fotografía de portada de Ethan Miller/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.