Los genes del siglo XXI ya están aquí: Kenyon Martin Jr., pick 52º del Draft


¿Quieres sentirte más viejo que un bosque? Pues sigue leyendo.

Si aún recuerdas, fresco en la memoria, que al cambio de siglo no le acompañó precisamente un draft de ensueño (considerado el peor desde 1986)… si aún recuerdas al guaperas de Mike Miller con pelo largo enchufando triples en Orlando y alzándose Rookie del Año… si alucinabas con cada vuelo sin motor del first pick of the draft, Kenyon Martin, a los suaves y precisos alley-oops de Jason Kidd… apaga la nostalgia y deja de vivir el pasado.

Han pasado 19 años de eso. Mike Miller está retirado, Michael Reed (único All-NBA del infame draft del 2000) está retirado… Hedo Turkoglu lleva retirado más tiempo que Putin de presidente… y Kenyon Martin (a quien desde ahora debemos añadirle el ‘senior‘) hace cinco años que abandonó el show y colgó las zapas… pero ahora vuelve a tener algo que le liga directa y emocionalmente con la NBA. Su primogénito.

El 3 de julio de 2015, el día de su retirada, Martin Sr. dijo esto: “Ahora tengo tiempo por delante para los negocios y la familia. Si llega algo relacionado con entrenar se tendrá en cuenta. También quiero ayudar a mi hijo Kenyon Jr. para que esté listo para ser el pick nº1 en un par de años”, afirmó sobre su pupilo, de entonces sólo 14 primaveras.

Martin Sr. erró en sus predicciones por tres años y 51º puestos del draft. Ni tan mal (mucho que aprender de LaVar Ball aún, eso sí). Y Kenyon Martin Jr, tras tomar la decisión de no acudir a la universidad (obtuvo una beca en Vanderbilt) y hacer un postgradudado en la IMG Academy –tras destacar como gran jugador en el instituto de Sierra Canyon y rankear como el 48º mejor ala-pívot del país– donde prepararse directamente para ser profesional, ya está en la NBA. El primero hijo de jugador que ingresase en la liga en el siglo que nos contempla. –¿Got it? ¿Feel muy viejo ya?–

¿Y cómo juega Martin Jr.? Pues muy parecido a su padre. Condiciones atléticas no le faltan, y mirar el aro desde arriba lo hace de manera habitual (fijaos qué vuelo). Finalizador nato en transición, buen pasador y reboteador, muñeca decente en estático, un gran primer paso… y mucho potencial por desarrollar (más análisis del jugador aquí).

Los Houston Rockets han apostado por él en las postrimerías de la segunda ronda del draft celebrado anoche. Un equipo muy cerca de perder a su miembro más estelar y monopolizador, James Harden, lo que en cierta manera podría abrir las puertas de la reconstrucción, con muchos minutos para jugadores jóvenes y recién llegados.

(Fotografía de portada de Brian Bahr/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.