Los Warriors campeones de 2015, uno de los mejores equipos de siempre

Todo empezó el 14 de marzo de 2012 con el traspaso de Monta Ellis a cambio de Andrew Bogut. Aquel día los rompían definitivamente con su reciente pasado al enviar a su mejor jugador en ese momento a otro equipo.

La idea era reconstruir con vistas al futuro, algo que no se tomaron demasiado bien los aficionados de Golden State como pudo comprobar en sus propias carnes ; el propietario de la franquicia recibió pocos días después una de las más grandes pitadas de la historia de la NBA.

En su descarga habrá que recordar que en aquel momento los Warriors no habían disputado los Playoffs en 16 de las últimas 17 temporadas.

El resto del cuento parece una novela con final feliz: la adquisición de tres importantes jugadores en el Draft de 2012 (, y ), el crecimiento del equipo durante el curso 2012–13 que culminó con una gran serie ante San Antonio Spurs, el posterior despido de Mark Jackson, la contratación de Steve Kerr como entrenador, el MVP de Stephen Curry y una temporada histórica culminada con un campeonato que no llegaba a la ciudad desde 1975.

Sin embargo, todavía existe gente que duda de lo que han hecho los Warriors y de lo que pueden hacer en el futuro. ¿Lo de esta temporada ha sido un espejismo?

Cuesta pensar en algo así repasando su hoja de servicios durante la campaña.

Los Golden State Warriors ya han pasado a la historia como uno de los mejores equipos de siempre por varias medidas objetivas, pero como siempre, será el tiempo el que realmente ponga en valor lo conseguido.

Los datos

El tercer mejor diferencial de puntos (+11) en los últimos 38 años (cuando se empezaron a contabilizar las pérdidas de balón) combinando temporada regular y Playoffs por detrás de los Bulls de 1996 (+13,1) y 1997 (+11,1); el tercer mayor número de victorias en una temporada completa (83–20) por detrás de los Bulls de 1996 (87–13) y 1997 (84–17); el sexto mejor récord de siempre en temporada regular (67–15); y el segundo mayor rating Elo de la historia de la liga al término de una campaña con 1.822 puntos, solo por detrás, nuevamente, de los Bulls de 1996.

En una Conferencia Oeste cargada hasta límites insospechados de talento, es cierto que quizá sus dos máximos rivales (Spurs y Clippers) no se cruzaron en su camino, pero durante la regular season dominaron a ambos conjuntos. Además, el sistema SRS (Simple Rating System) que calcula el diferencial a ambos lados de la pista teniendo en cuenta el calendario y la capacidad de los rivales, califica la temporada de Golden State como la séptima mejor de la historia.

Para terminar con los datos, dos perlas. Las 39 victorias en casa durante la campaña son un récord de la Conferencia Oeste y el balance de 50–7 cosechado por su quinteto titular del primer día de competición es el segundo mejor de siempre.

La suerte

Hay algunos que argumentan, sin razón, que los Warriors lo han tenido fácil este año. O que han tenido suerte.

La suerte es algo inherente al deporte, presente en todas las competiciones. Los Warriors no han sufrido lesiones importantes esta temporada, todo lo contrario a otros conjuntos como Clippers, Spurs, o Thunder, por ejemplo.

Pero lesiones y suspensiones que han alterado el curso de una campaña ha habido siempre. Solo hay que recordar a los de 1991, los Rockets del doblete, los Suns de 2007 o las lesiones de para ver a equipos favorecidos o contrariados por hechos complicados de medir. Es casi imposible encontrar a un campeón de la NBA que no haya tenido ‘suerte’ en algún momento del curso.

Los Playoffs

Un balance de 16–5 en Playoffs no está entre los mejores de siempre, pero su diferencial de puntos en las series por el título es el sexto mejor desde la temporada 1977–78.

Eso, por no hablar de algo en lo que pocos han caído: los Warriors no han disputado ni un solo encuentro con el riesgo de ser eliminados en caso de derrota, algo que no pueden decir los Bulls de 1998, varios Lakers de , los Spurs de 2014 o los Heat de en 2012 y 2013.

El futuro

Que sean capaces de sostener este nivel en el futuro a medio plazo es una incógnita, pero apostamos por ellos hace un mes y a día de hoy pensamos que son los máximos favoritos la próxima campaña.

Temporada histórica para Golden State, entre las 10 mejores de la historia y la mejor en los últimos 18 años. Más que merecido anillo para el mejor equipo dirigido de forma experta que ha ganado enterrando viejos mantras.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

J.R. Smith quiere convertirse en agente libre

Los Cavaliers quieren que LeBron les ayude a tomar las decisiones correctas en verano

Siguiente