Diez contratos ‘tóxicos’ difícilmente traspasables en la NBA


Con el Draft 2020 a la vuelta de la esquina (18 de noviembre), el próximo mercado de agentes libres está al caer. Un periodo marcado por la pandemia del COVID-19 y por el nuevo impuesto de lujo, que según las últimas proyecciones podría caer entre los 3 y 12 millones de dólares.

Y en cuanto a posibles movimientos, ¿qué jugadores podrían cambiar de equipo? ¿Cuáles son los acuerdos más complicados de mover? A continuación un Top-10 de los considerados peores contratos a largo plazo que hay en la liga.

John Wall – Wizards (3 años y 132 millones)

El base de los Washington Wizards acordó una extensión por el súper máximo salarial poco antes de caer lesionado en el pasado diciembre. Wall cuenta con 30 años y con un largo historial de lesiones, problemas en rodilla, y más recientemente en el Talón de Aquiles.

Suponiendo que sea capaz de volver a su nivel de All-Star, los casi 50 millones que ganará en la temporada 2022-23 siguen siendo un total y absoluto desastre financiero. La única posibilidad de deshacerse de su longevo y costoso contrato sería materializar una operación junto a su compañero Bradley Beal, quien ha suscitado un gran interés dado su excelente rendimiento (más de 30 puntos por jornada).

Tobias Harris – Sixers (4 años y 147 millones)

Harris ha demostrado a lo largo de su carrera NBA que puede ser un jugador muy provechoso, ¿pero lo suficientemente bueno como para obtener tal contrato de estrella? El dirigente Elton Brand se encontraba entre la espada y la pared debido a la espantada de Jimmy Butler, y ante su salida inminente, se precipitó en su movimiento.

Harris, por poner ejemplo, ganará más dinero en los próximos cuatro cursos que Klay Thompson, de Golden State Warriors, y difícilmente puedan moverle si no es junto a Ben Simmons o Joel Embiid.

Russell Westbrook – Rockets (3 años y 132 millones)

Nadie en su sano juicio pondría en duda el rendimiento individual de Russell Westbrook, MVP de la temporada 2017, y que ha sido capaz de promediar un triple-doble durante dos años consecutivos (palabras mayores). Sin embargo, y pese a su espectacular nivel de juego, esto no implica que sus equipos se vean especialmente beneficiados, véase en Oklahoma City Thunder y más recientemente en los Rockets.

El base tiene 31 años, y cuando cumpla 33 se embolsará casi 34 millones. ¿Hay un mercado para él? Actualmente se le ha vinculado a los New York Knicks, deseosos de tener una estrella tras la salida de Carmelo Anthony hace ya tres largos años.

Andrew Wiggins – Warriors (3 años y 94 millones)

Andrew Wiggins probablemente sea uno de los jugadores más sobrevalorados de la liga, y su contrato supuso una losa en el momento que estampó su firma. Gersson Rosas estuvo rápido, y consiguió deshacerse de su salario a cambio de D’Angelo Russell, petición expresa de su estrella Karl Anthony-Towns (un win de manual).

En Golden State, y rodeado de estrellas como Stephen Curry y Klay Thompson, podría reforzar su imagen, y quien sabe si aumentar su cartel en el mercado invernal. En el pasado curso y en ausencia de los Splash Brothers cosechó 19,4 puntos, 4,6 rebotes, 3,6 asistencias y 1,3 robos con un 33% en triples. Números muy decentes.

Al Horford – Sixers (3 años y 81 millones)

Otro movimiento precipitado del recientemente renovado Elton Brand por dos años. Un error de manual dada la presencia interior de Joel Embiid y de su gran oferta para un jugador de 33 años, y que tremendo favor le hizo a la gerencia de Boston Celtics.

Si decíamos que el contrato de Tobias Harris es difícilmente traspasable, el del pívot dominicano lo vemos prácticamente imposible a no ser que se le incluya en un traspaso con Simmons o Embiid. La única buena noticia para los Sixers es que su última temporada únicamente tiene garantizados 14,5 de 26,5 millones de dólares.

Kevin Love – Cavaliers (3 años y 91 millones)

La salida de LeBron James rumbo a Los Angeles Lakers repercutió de forma favorable en el futuro de Kevin Love, que acordó una extensión con la franquicia de Ohio mediante cuatro años y 120 millones de dólares. Ahora su contrato parece más un lastre debido a los nuevos planes de futuro sustentados en sus jóvenes valores.

Love, que ni mucho menos cuenta con un cartel negativo, tiene 32 años y obviamente ya no es el mismo jugador que hace tres o cuatro temporadas. Sin embargo, se han llegado a interesar por él, véase los Portland Trail Blazers.

Eric Gordon – Rockets (4 años y 75 millones)

Otra losa económica para la gerencia de Houston Rockets junto a Westbrook. El guión del propietario Tim Fertitta ha dado un giro de 180 grados con las salidas de Daryl Morey y Mike D’Antoni, y quien tome su relevo deberá decidir el nuevo plan de juego a trazar tras la apuesta del súper small-ball.

Gordon ha recuperado su mejor versión a las órdenes de D’Antoni y su rápido plan de juego, pero sus 31 años (y que próximamente serán 32) y su longevo historial de lesiones juegan en su contra.

Buddy Hield – Kings (4 años y 85 millones)

Al escolta con pasaporte bahameño se le suponía un gran futuro en los Sacramento Kings; sin embargo, el tira y afloja que protagonizó en su renovación con Vlade Divac, y su condición de jugador reserva, le han abierto las puertas del equipo.

Hield ha demostrado durante su carrera NBA que es un prolífico anotador y que necesita el balón en sus manos para rendir. En Sacramento ha perdido su condición de titular en lugar de Bogdan Bogdanovic, y se prevé que vuelva a exigir un traspaso en busca de los minutos que actualmente no cuenta.

Harrison Barnes – Kings (3 años y 60 millones)

Uno de los contratos más sospechosos del verano pasado junto a los mencionados de Harris y Horford. El que fuera campeón con los Golden State Warriors rechazó su último año, y ante la sorpresa de todos, obtuvo un nuevo compromiso por cuatro cursos adicionales y 85 millones de dólares.

A pesar de ser una pieza básica para el técnico Luke Walton, y que no se le considera un jugador tóxico, su sueldo es excesivo ante su rendimiento en la pista. Barnes no destaca en nada, pero cumple en numerosas facetas, tales como lanzamiento exterior, rebote o defensa.

Khris Middleton – Bucks (4 años y 114 millones)

Los Bucks no tuvieron más remedio que ofrecerle un sueldo de estrella Khris Middleton para contentar a su jugador referencia Giannis Antetokounmpo. El griego quería mantener la base del equipo, y lograron las continuaciones de George Hill y la de Middleton, pero no de Malcolm Brogdon, que se marchó a Indiana Pacers.

Ahora, y ante los rumores sobre una posible salida de Antetokounmpo por su supuesto descontento, la situación puede volverse en contra de la franquicia de Wisconsin. Middleton es un All-Star y ha brillado como segunda espada, pero con un salario excesivo de acorde a su estatus en la liga (en 2023-24 cuenta con una opción de más de 40 millones).

(Fotografía de portada: Patrick Smith/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.