“¡No queremos saber nada de los Ball! ¡Queremos saber todo de los Ball!”

Entre el 17 de marzo de 2017 y el 16 de enero de 2018, 10 meses, se han publicado aproximadamente unas 5.000 actualizaciones en nbamaniacs, la mayoría de ellas encuadradas en las secciones Noticias, Rumores y Artículos.

En ese mismo periodo aparece mencionado en 44 actualizaciones repartidas básicamente entre las secciones Noticias, Zapatillas y Otra NBA, y de esas 44, solo en 23 aparece como el principal protagonista de la actualización o como uno de los personajes clave de esa información. Hay que decir que de esas 23 veces en las que LaVar es protagonista para nbamaniacs, en algunas ocasiones lo ha sido simplemente por lo que han dicho otros de él, como en los casos en los que nada menos que LeBron James (“Mantén a mis hijos fuera de tu boca”), Michael Jordan (“le ganaría con una sola pierna”) o Charles Barkley (“Está explotando a sus hijos”) le criticaron o respondieron.

En la intensa vida mediática de LaVar Ball hubo otros hechos de notable impacto mediático hace escasas semanas, como su pelea digital con Donald Trump —el hombre más poderoso del mundo— y la consiguiente cascada de reacciones, declaraciones y entrevistas en medios como CNN. Pero nada de eso salió en nbamaniacs por carecer de interés respecto al baloncesto.

En cuanto a los dos hijos de LaVar Ball que no juegan en la NBA también hay datos. De hay 11 actualizaciones en nbamaniacs, casi todas desde el 15 de noviembre cuando fue suspendido por UCLA —no nos hicimos eco de su affaire en China— y a partir de ahí su plan de futuro y llegada a Lituania. De hay algo más, 13 actualizaciones, tal vez porque tenga más posibilidades de llegar a la NBA y porque es un adolescente que ya tiene su propio modelo de zapatillas, ha dejado del instituto y se ha convertido en profesional.

Es necesario dejar constancia que en muchas de las actualizaciones de cada hermano sale el otro, y en varias del padre salen los hijos, por lo que el número de publicaciones de LaVar, LiAngelo y Lamelo no es 44 + 11 + 13, sino una cifra que ronda las 50.

¿A qué viene todo esto? Al impacto que hubo en torno a la familia Ball la semana pasada cuando se juntaron los astros —o mejor dicho los juntó LaVar— y coincidió en escasos días el revuelo NBA generado por las declaraciones de LaVar sobre Luke Walton, a la vez que sucedieron los debuts profesionales y oficiales de LiAngelo y LaMelo. Mirándolo con perspectiva todo queda más o menos claro: LaVar Ball hizo unas declaraciones explosivas al medio deportivo más importante del mundo y sus hijos debutaron en Lituania tres días después. Como se suele decir, blanco y en botella. Preparando el terreno.

En nbamaniacs nos hicimos eco del malestar causado en círculos de poder en la NBA por culpa de LaVar —no de sus declaraciones iniciales— mediante dos extensas noticias y de los debuts profesionales (miércoles) y oficiales (sábado) de LiAngelo y LaMelo con apenas un par de teletipos. Demasiado Ball para algunos.

Por un lado recibimos decenas de comentarios criticando que publicásemos noticias de los Ball pese a su evidente interés respecto al presente y futuro NBA —al menos bajo nuestro punto de vista—, pero a la vez esas informaciones fueron lo más leído de nuestro medio cada día.

Lunes 8 de enero. El revuelo en la NBA por LaVar es lo más leído del día en nbamaniacs, duplicando en audiencia al mediático rumor de que los Lakers valoran la posibilidad de traspasar a Julius Randle, Jordan Clarkson o Larry Nance Jr.

Miércoles 10 de enero. El debut profesional de los hermanos Ball en la gira BBB por Lituania arrasa en audiencia sobre todo lo demás. Mejora incluso a un artículo exclusivo de Andrés Monje sobre Pau Gasol que el propio Pau Gasol hizo ‘me gusta’ en Twitter. Un 30% más de audiencia para los adolescentes Ball que para una pieza periodística de alto nivel que un gigante como Pau Gasol ayudó a crecer de forma indirecta haciendo like.

Domingo 14 de enero. Más de lo mismo. El debut oficial de LiAngelo y LaMelo obtiene más audiencia que el debut de Zach LaVine con su nuevo equipo tras casi 12 meses fuera de competición.

¿Quién tiene razón? ¿Las decenas de lectores que critican cualquier cosa publicada de los Ball o los miles que leen cualquier cosa publicada de los Ball? ¿A quién hacemos caso? A todos.

Como explicamos en nuestro libro blanco, nbamaniacs es un medio independiente que ha crecido por publicar de forma independiente en base a lo que la redacción, con mejor o peor juicio, ha valorado conveniente. Nunca nos basamos en el amarillismo y nunca lo haremos, pero eso no ha impedido que nuestro crecimiento sea constante mes a mes y año a año. En todo lo relacionado con la familia Ball cabe pensar erróneamente que todo es un show y que cualquier actualización publicada sobre ellos es ahondar en el amarillismo, pero desde nuestra redacción estamos convencidos de que no es así; los componentes de esa familia tienen cierto interés respecto al mundo NBA que merece ser cubierto.

Las declaraciones absurdas de LaVar ya apenas tienen cabida porque todos le han empezado a conocer (creímos hace 12 meses que estaba convencido de que hubiese ganado a Michael Jordan de joven, ahora vemos que era puro espectáculo); el reality show de los Ball que se emite en Facebook aquí no ha sido seguido; el infarto que hace un año sufrió la madre de los Ball, tampoco. Pero ciertas cosas, sí nos interesan: la evolución de sus carreras (no de forma minuciosa, pero sí hasta comprobar si llegan a la NBA), el destino final de BBB compitiendo con Nike, Adidas y Under Armour y observar si finalmente LaVar Ball consigue sacar adelante su idea de liga para jóvenes profesionales que no quieran pasar por la NCAA, algo que de producirse y tener éxito podría tener un gran impacto en años venideros.

Crecer como medio nos ha permitido aumentar la redacción, ofrecer más contenidos y seguir apostando por nuestra línea, por lo que esperamos que no haya lectores que se lleven una idea equivocada de nbamaniacs porque en menos del 1% de nuestros contenidos se mencione a LaVar Ball. Nos gusta la NBA y su curioso mundo, como siempre ha sido.